Ocho razones ocultas por las que puedes tener estrés sin saberlo

estres-y-antidepresivos

Esa aparente serenidad, que procuras mantener cueste lo que cueste, esconde a veces una bomba a punto de estallar. Quizá no te des cuenta, pero si analizas si vives o has vivido una de estas situaciones, es probable que descubras por qué tu cuerpo no te responde.

Sufres estrés, pero no lo sabes. Hacemos un repaso a todas aquellas cosas que, sin darte cuenta, pueden dar lugar a una situación estresante para tu cuerpo y para tu mente. 

1. Tu pareja. Aún cuando pienses que tienes una relación estupenda, que las cosas no pueden ir mejor entre vosotros, tu pareja puede ser una fuente oculta de estrés. Desde cosas superfluas como su manera de apretar el tubo de dentrífico (por arriba o por abajo) hasta otras más importantes, como pueden ser su relación con el dinero o el estilo de vida de su familia pueden estar poniéndote de los nervios, aunque en el fondo de tu corazón te digas que no te afecta tanto. Si seguimos el consejo de Ken Yeager, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Ohio el equilibrio podría encontrarse pasando juntos menos tiempo y siendo más tolerante con los pequeños defectos del otro. Pero eso es mucho más fácil de decir que de hacer.  

2. El estrés de otras personas. Es tan contagioso como la risa. Esto es algo que se demostró en un estudio alemán de 2014 en el que sus participantes con solo observar a otras personas vivir una situación estresante aumentaban sus niveles de cortisol, la hormona del estrés. El fenómeno se conoce como estrés empático.  

3. Las redes sociales. El uso excesivo de las redes sociales no solo te muestran el estrés de los demás, sino que además te obligan a compararte con la vida pretendidamente maravillosa que tienen otras personas. También te dejan saber cuándo has sido excluido de una celebración a la que han sido invitados todos tus amigos. Por unas cosas o por otras, un estudio del Pew Reasearch Center de este año ha asociado la frecuente presencia en redes sociales con niveles más altos de estrés, una autoestima más tocada y una negativa autoimagen corporal.  

4. Tu infancia. Aunque parezca que han pasado muchos años algunos eventos traumáticos de tu infancia pueden estar afectando la salud mental del adulto que eres. Según un estudio de 2014 realizado en la Universidad de Wisconsin, esas malas experiencias infantiles pueden modular el modo en el que el cerebro adulto procesa el estrés y las emociones. 

5. El té y el chocolate. Aunque en un primer momento te haga sentir mejor, la cafeína siempre empeora el estrés. Lo mismo pasa con el chocolate, que es una fuente muy rica de cafeína. Mucha cafeína en cualquiera de sus formas empeorará los problemas de sueño, digestión e irritabilidad.  

6. Tus expectativas. Cuando las cosas no salen según las has planeado lo más normal es que te enfades o actúes de un modo defensivo y pesimista como sintiéndote víctima de una conspiración global. “Tu nivel de serenidad es inversamente proporcional a tus expectativas”, esto que parecería un mandamiento del Budismo es una frase del doctor Yeager, que anima a intentar ser realista aunque sin abandonar nurestras ambiciones.  

7. La multitarea. Parece que puedes con todo. Que eres capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo y todas bien. Muchas mujeres vivimos orgullosas de esa capacidad que muchos creen exclusiva del cerebro femenino. Sin embargo, la multitarea te hace cometer más errores, no te hace más productiva, y encima eleva los niveles de estrés. Es mejor concentrarse en una sola cosa, terminarla y comenzar la siguiente.  

8. Tu deporte favorito. Ver un partido importante de tu equipo te puede estresar, incluso si tu equipo gana. El cerebro no distingue entre el estrés bueno y el malo, dice Jody Gilchrist, investigadora de la Universidad de Alabama.

El artículo original lo puede encontrar en: http://www.mujerhoy.com/psico-sexo/vivir-positivo/razones-cansancio-estres-oculto-862632032015.html

Tagged on:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *